Por Javiera Montes Cruz

Subsecretaria de Turismo

El gobierno ha definido el desarrollo del turismo como una de sus prioridades. Se trata de una actividad económica, cuya importancia ha ido creciendo en el tiempo, pues tiene características que hacen de su fomento una necesidad: contribuye a construir identidad nacional y territorial, genera desarrollo local, crea actividad económica relacionada, aporta a la protección de los recursos naturales y favorece el intercambio cultural.

El turismo es una de las industrias de más rápido crecimiento en Chile y el mundo, que además contribuye significativamente a la economía y es un importante motor del progreso a través de la creación de empleos, empresas y emprendimientos.

Nuestro desafío es posicionar a Chile como un destino turístico de nivel mundial, reconocible por su oferta atractiva, variada y sustentable. En ese contexto, la promoción de nuestro país como destino turístico en el extranjero, es una de las cuestiones claves para el desarrollo y mejora continua de esta industria.

En 2015 visitaron nuestro país 4 millones 478 mil turistas y hubo un ingreso de divisas por concepto de turismo cercano a los US$3 mil millones de dólares. A diciembre de 2016, esperamos la llegada de 5,7 millones de turistas extranjeros. Este incremento seguirá estando marcado por el aumento en las llegadas de Argentinos, que se estima crecerán en un 35%, llegando a poco más de 2,6 millones de personas. Por su parte, las llegadas de turistas de Estados Unidos se estima se incrementen en un 17%, totalizando cerca de 220 mil turistas. También se espera el aumento de un 8% en la llegada de turistas europeos, cerca de 445 mil turistas.

Para alcanzar con éxito dicho objetivo, nuestro compromiso como gobierno es duplicar los recursos de promoción de Chile en el Extranjero entre 2014 y 2018. Para 2016 la Subsecretaría de Turismo, invertirá en promoción internacional $ 9 mil 885.102 millones, un 52% más que en el presupuesto de 2014. Para el 2018 la inversión en materia de promoción internacional esperamos llegue a más de $13 mil 500 millones alcanzando un aumento de 110% respecto de 2014.

Chile tiene ventajas comparativas y elementos diferenciadores a la hora de competir como destino. Estos elementos, sumados al crecimiento en inversión hotelera, representan un gran potencial; pero también suponen desafíos que exigen estar al día respecto a las nuevas tendencias y tecnologías ligadas al quehacer turístico en materia de promoción, servicio, y diversidad de experiencias.

Estos desafíos nos exigen continuar trabajando, cada vez de mejor manera, entre instituciones públicas y mundo privado. Todos los éxitos que esta industria muestra, son el resultado de políticas públicas adecuadas y del esfuerzo, inteligencia e innovación de empresarios grandes y pequeños que inyectan energía para el crecimiento de esta industria.