Se trata de la primera vez que se entrega una concesión a través de licitación por medio de la Ley de Turismo. En las dos áreas otorgadas se desarrollarán proyectos de turismo sustentable por un período de 10 y 25 años. El ministro Ward y la subsecretaria Zalaquett anunciaron, además, un convenio de cooperación para el desarrollo de rutas patrimoniales.

Fomentar la industria turística e impulsar el desarrollo de proyectos sustentables al interior del recinto, son los objetivos principales de la concesión de dos áreas del Parque Nacional Radal Siete Tazas, en la región de El Maule, informada esta mañana por el ministro de Bienes Nacionales, Felipe Ward, y la subsecretaria de Turismo, Mónica Zalaquett.

La iniciativa, primera en ser realizada mediante licitación pública al alero de la Ley de Turismo y que permitirá mejorar la experiencia del visitante, además de preservar el ecosistema existente por medio de una correcta administración, comprende el sector de El Radal, cuya concesión es por 10 años y que involucra una extensión de 2,75 hectáreas, y del sector de Siete Tazas, el Parque Inglés y El Bolsón, cuya concesión es por 25 años y que corresponde a 26,65 hectáreas.

El Ministro de Bienes Nacionales, Felipe Ward comentó los alcances de esta iniciativa: “Los parques nacionales son de todos los chilenos y eso implica que el Estado tiene una enorme responsabilidad para cuidarlos y gestionarlos de la mejor manera posible. Esta iniciativa busca nuevas formas de administración que harán posible que los chilenos disfruten de este increíble lugar en todo su esplendor”.

Por su parte, la subsecretaria Mónica Zalaquett afirmó que “nuestro país tiene un potencial turístico inmenso, especialmente como destino de naturaleza. Más del 20% de nuestro territorio corresponden a áreas silvestres protegidas y existen más de 100 parques y reservas nacionales. Sin embargo, para que esta capacidad latente se consolide como una realidad, necesitamos contar una oferta de servicios y productos turísticos de alto estándar, además de un ordenamiento al interior de los parques que permita que éstos se conserven y preserven de mejor manera, porque el turismo debe ser sustentable para ser sostenible en el largo plazo, y esta licitación va justamente en esa dirección”.

Las autoridades explicaron que el proceso de adjudicación de la concesión en el Parque Nacional finalizó en octubre de 2017, luego de que, en el año 2012 el Comité de Ministros del Turismo resolviera la priorización para el desarrollo turístico del recinto en virtud de su potencial. De esta manera, tras el término del proceso de evaluación, la Corporación Municipal de Desarrollo Productivo y Turismo de Molina y la Consultora Valdokko SpA obtuvieron los mejores puntajes para la adjudicación.

La Reserva Nacional Radal Siete Tazas, ubicada en la comuna de Molina, Región del Maule, alcanzó la categoría de parque nacional en el año 2008. El recinto, de 41 de kilómetros cuadrados, destaca por la protección de las especies como el pudú, el chingue y la perdiz chilena, además de tener flora como el olivillo, raulí, o el coigüe. Sus principales senderos son el Valle del Indio: (15 km), Los Chiquillanes (7 km) y La Montañita (1 km).

 

Desarrollo de Rutas Patrimoniales

En el marco del anuncio de la concesión del Parque Nacional Siete Tazas, el ministro Ward y la subsecretaria Zalaquett firmaron un convenio de colaboración para el desarrollo de un programa de trabajo para identificar y promocionar rutas patrimoniales que representen oportunidades para el desarrollo del sector turístico.

“Con este convenio, que busca promover nuestro patrimonio y destacar nuestra historia, identificaremos zonas que representen una oportunidad para el desarrollo de la industria turística, para luego fomentar iniciativas que sean sustentables a nivel ambiental, social y económico”, señaló Zalaquett. El acuerdo priorizará la gestión de terrenos tras evaluar su potencial turístico y tendrá una duración de tres años renovables.