En los próximo cinco años, al menos 40 mil representantes de rubros tan variados como la medicina, la geología, la sedimentología, el deporte y el folclor llegarán a nuestro país para participar de eventos y congresos especializados.

Esto, gracias a que, si bien Chile se ha convertido a lo largo de los años en uno de los destinos obligados para los amantes del Turismo Aventura -consiguiendo incluso ser premiado tres años consecutivos como el mejor destino a nivel mundial de este tipo de experiencias- sus atractivos encantan también a quienes están en busca de ciudades seguras y diversas, donde puedan desarrollar eventos de alto estándar, además de disfrutar de actividades turísticas.

El Turismo de Reuniones o Mice despierta cada vez mayor interés a nivel global gracias a los múltiples beneficios que conlleva para los países sede, por lo que conquistar a quienes deciden dónde realizar sus seminarios y/o encuentros, es relevante y reporta importantes dividendos.

A nivel nacional, 2018 fue el año más exitoso en cuanto a la cantidad de congresos ganados para que se desarrollen próximamente en el país, registrándose un alza de un 12% respecto a 2017. Ahora bien, más interesante que este incremento –que de por sí es sumamente significativo- es el impacto que el desarrollo de estos eventos significa para Chile.

Con un gasto total de US$ 22.747 por parte del Estado para apoyar las postulaciones internacionales de Chile como país sede, se estima que la realización de los 28 eventos internacionales representará ingresos por más US$ 9.325.650. Es decir, el retorno sobre la inversión (ROI) alcanzará un 40.896%.

Según datos de la OMT, el turismo de reuniones corresponde a 22% del turismo del mundo, lo que equivale a niveles de comercialización superiores a los US$ 1.500 billones cada año, y entre sus principales beneficios destacan el elevado nivel de gasto de los viajeros, además de su gran aporte para combatir la estacionalidad y para regenerar los destinos.

Como país estamos apostando fuertemente por el Turismo MICE. Prueba de ello, es que en julio Santiago será por tercer y último año sede de la Feria Internacional del Mercado de Reuniones e Incentivos de América Latina y el Caribe, la más importante de la región en esta materia y que convoca a cientos de compradores, además de las principales autoridades y representantes de la industria del turismo de Argentina, Brasil, Perú, Colombia, Costa Rica, Guatemala y El Salvador, entre otros.

No hay duda de la importancia que el Turismo tiene para el desarrollo económico y social de Chile y las oportunidades que tenemos para posicionarnos con variados productos turísticos. En este contexto, el turismo MICE ha comenzado a tener mayor relevancia, convirtiéndose en una gran oportunidad para las distintas regiones del país, a la vez que nos desafía a avanzar en la profesionalización de las competencias necesarias para alcanzar un posicionamiento regional como destino MICE.