La subsecretaria de Turismo participó junto con el seremi de Economía del Maule, Iván Damino, en la XXXII Fiesta de la Vendimia en Curicó. La autoridad enfatizó sobre el aporte económico que hace la industria vitivinícola y el enoturismo.

 A nivel nacional, un 27% (94) del total de viñas desarrollan actividades asociadas al enoturismo, siendo más de 60 las certificadas como sustentables.

Con un brindis por Chile y sus tradiciones, la subsecretaria de Turismo, Mónica Zalaquett, agradeció la invitación a participar en la XXXII Fiesta de la Vendimia de Curicó, ocasión en la que afirmó que “el vino es uno de los grandes embajadores de Chile en el mundo y pieza clave del desarrollo turístico de la zona central del país, en especial, en regiones como El Maule. Por ello, como subsecretaría trabajaremos fuertemente en materia de promoción y coordinación. El turismo se desarrolla con alianzas público-privadas y para eso hay que reunir a las autoridades con la industria”.

La autoridad, quien llegó hasta la ceremonia oficial junto con el secretario regional ministerial de Economía, Iván Damino, enfatizó sobre la capacidad de crecimiento del enoturismo, así como la contribución al empleo, que hace el turismo al país. “Este es uno de los sectores con mayor potencial de desarrollo entre los distintos tipos de turismo. Los vinos chilenos están hoy en más de 150 países y eso implica que hay un importante número de personas que pueden ser atraídas para venir a conocer nuestras viñas. A través de la combinación de la tradición vitivinícola con la entrega de una experiencia basada en las sensaciones, el enoturismo cada día cautiva a más personas y eso es algo que debe ser potenciado”, resumió Zalaquett.

Por su parte, el seremi de Economía del Maule, aseguró que “el turismo es uno de los sectores que aporta al desarrollo de las economías en nuestra región. La fiesta de la vendimia, como principal evento del vino, es una excelente oportunidad de mostrar los productos de esta actividad y de los actores que participan en este evento”.

Con más de 50 mil hectáreas cubiertas de viñedos, la región del Maule es actualmente líder en la producción de vino a nivel nacional, así como también en el enoturismo, el cual tiene sus orígenes a fines de la década de los 90´, luego que en 1996 se lanzara la ruta del vino del Valle de Colchagua, en la región de O´Higgins.

A nivel nacional, un 27% (94) del total de viñas desarrollan actividades asociadas al enoturismo, siendo más de 60 las certificadas como sustentables.

Según datos de la División de Estudios de la Subsecretaría de Turismo, cerca de un millón de personas visitaron viñas y/o actividades relacionadas con el enoturismo. De esta cifra, un 35% corresponde a turistas nacionales y un 65% a turistas internacionales, siendo brasileños los que más llegan (64,4%), seguidos por estadounidenses (11,1%) y turistas europeos (6,6%).