• En el marco de la conmemoración internacional de esta jornada, las autoridades del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo destacaron el potencial de la actividad turística para la generación de oportunidades laborales y el crecimiento económico.

27 de septiembre 2019.

Hoy, a nivel internacional, se celebra el Día Mundial del Turismo, conmemoración instaurada en 1980 por la Asamblea General de la Organización Mundial de Turismo (OMT), con el objetivo de concientizar a la comunidad internacional acerca de los múltiples beneficios de esta industria en aspectos sociales, culturales, políticos y económicos.

En Chile la conmemoración estuvo encabezada por el ministro de Economía, Fomento y Turismo, Juan Andrés Fontaine; la subsecretaria de Turismo, Mónica Zalaquett; y la directora nacional de Sernatur, Andrea Wolleter; quienes, el línea con el lema establecido por la OMT para este año —“Turismo y empleo: un futuro mejor para todos”—, reconocieron el potencial de la actividad turística para la generación de oportunidades laborales y el crecimiento económico.

En la celebración de este año, el objetivo de las autoridades nacionales fue relevar el importante rol de las mujeres que se desempeñan en la industria turística y que constituyen el 58,8% de la fuerza laboral del sector. Por ello, se realizó un reconocimiento al trabajo de 16 mujeres emprendedoras turísticas, una por cada región del país, quienes fueron galardonadas por su importante aporte al sector.

El ministro de Economía, Fomento y Turismo, Juan Andrés Fontaine, recalcó que “dentro del emprendimiento en torno al turismo hay que destacar que las mujeres, como las que hoy nos acompañan en esta actividad, son protagonistas. El turismo emplea a más mujeres que los otros sectores de la economía y desde el ministerio valoramos y apoyamos esos emprendimientos y todo lo que potencie el turismo en Chile”.

En tanto, la subsecretaria de Turismo, Mónica Zalaquett, relevó el gran potencial del turismo en el desarrollo económico y social de los países y en la generación de empleo, destacando que se trata de un sector que “a nivel mundial contribuye con uno de cada 10 puestos de trabajo. En Chile, donde la industria turística es joven, el aporte directo del sector al empleo nacional alcanzó, en 2018, el 4,4%, consolidando a nuestro sector como una de las 10 ramas de actividad económica que más aporta al empleo nacional. Se trata de un sector que contribuye con más de 370 mil puestos de trabajo y nuestra misión es seguir consolidándolo para mejorar la calidad de vida de más personas en todo el país”.

Por su parte, la directora nacional de Sernatur, Andrea Wolleter, destacó que “quisimos celebrar este día con las ganadoras de nuestro concurso Mujer Empresaria Turística, porque esta industria no se puede desarrollar sin el capital humano que le da el sello diferenciador a cada experiencia turística de Chile. El turismo es una industria virtuosa, que se caracteriza por su capacidad de generar riqueza y oportunidades laborales, y esta celebración, que realizamos de manera simultánea en todo el país, nos permite destacar precisamente estos atributos del sector”.

Empleo en turismo

De acuerdo con datos de la OMT, en 2018 el turismo generó 319 millones de empleos en todo el mundo, siendo responsable de uno de cada diez puestos de trabajo a nivel global. Se trata de un sector que, además, emplea a más mujeres y jóvenes que la mayoría de otras áreas productivas.

En Chile, el aporte directo del sector al empleo nacional alcanzó, en 2018, el 4,4%, consolidándose como una de las 10 ramas de actividad económica con mayor aporte a la fuerza laboral. Durante los últimos cinco años los ocupados en turismo crecieron 26%, pasando de ser 294 mil en 2013 a 371 mil en 2018, mientras el total de ocupados a nivel nacional, en el mismo período, aumento un 7,7%.

Respecto de la participación laboral femenina en el sector turístico, el 2018, del total de ocupados en turismo (371.160) un 58,84% corresponde a mujeres, mientras un 41,15% corresponde a hombres.

Además, resulta destacable la participación laboral femenina en turismo en las distintas regiones del país, destacándose en 2018 Arica y Parinacota (71,6%), Maule (69,6%), Atacama (69,4%), y Aysén (68,0%).

Emprendiendo en turismo de Arica a Punta Arenas 

En todo el país son cientos de miles de mujeres las que se desempeñan laboralmente en el sector turístico. Aquí, las historias de las 16 mujeres galardonadas por su contribución al sector en el marco del Día Mundial del Turismo.

Emprendedoras destacadas y sus historias

  • Felicinda Romero Zavala (73), Región de Arica y Parinacota. Hace más de veinte años trabaja en su restorán “Doña Fely”, ubicado en el pueblo de Codpa, donde ofrece servicios de alimentación típica de la zona. En su carta, el producto que se lleva las miradas y con el cual Felicinda ha logrado continuar una producción ancestral, es el Pintatani, vino artesanal de este oasis en medio del desierto que respeta una receta de más de cuatrocientos años. Además, esta empresaria ofrece tours por el valle de Codpa y sus localidades aledañas, ampliando sus servicios a público.
  • Caterina Alvarado Olcay (32), Región de Tarapacá. Es pionera en fomentar la gastronomía sustentable con identidad regional, a un precio justo y basado en una economía circular en el Tamarugal. Su revolucionario emprendimiento se llama Mercadito Rústico Tarapacá, agrupación que concentra a más de 30 emprendimientos que resaltan las bondades de la región, no solo mediante sus sabores, sino que también gracias a los talleres gratuitos y las actividades que dedican a la comunidad.
  • Paola Guzmán Muñoz (28), Región de Antofagasta. Natal de Villavicencio, Colombia, a principios de 2015 fruto del esfuerzo pudo comprar junto a su socia un escritorio y un notebook de segunda mano. Con estos implementos y sus ganas de salir adelante, empezó a construir su sueño. Al poco tiempo, nació “Casa de Los Viajes”, agencia de turismo emisivo y receptivo que comenzó rápidamente a consolidarse. Hoy la empresa, además de tener casa matriz en Santiago, tiene una sucursal en Antofagasta.
  • Camila Ahumada Tiska (30), Región de Atacama.  Ama las bicicletas y ama también la historia de la ciudad que la vio nacer. Hoy, no concibe la vida sin estar pedaleando y relatando, a la vez, las cualidades de Caldera, ciudad distante unos setenta y cinco kilómetros al noroeste de Copiapó. Camila supo conjugar sus dos grandes pasiones y creó Tiska Artesanía & Bicicletas, empresa con la que se dedica al cicloturismo.
  • Brisa Godoy Collao (59), Región de Coquimbo. Brisa dirige su emprendimiento Delicias de El Tebal, ubicado en el pueblito de El Tebal, en el valle del Choapa. Con mermeladas, manjares, masas y platos tradicionales, sus sabores caseros buscan cruzar fronteras para dar a conocer las típicas preparaciones de la zona, a través de un concepto cien por ciento natural. Brisa se inició en la producción de dulces motivada por la inquietud de trabajar con los productos de su tierra y rescatar la tradición que abunda en su familia.
  • Natali Olivares Allende (31), Región de Valparaíso. Ofrece mediante su emprendimiento una fusión única de buceo recreativo y yoga kundalini frente al mar de Maitencillo. En su servicio, el producto estrella son las experiencias submarinas y las sesiones de yoga complementarias.
  •  Asunción del Pilar Vergara Bruna (61), Región Metropolitana. Es la propietaria de Rancho Chico, centro de eventos en que los visitantes –niños y adultos– pueden disfrutar de un agradable día de campo, pasando la tarde en este espacio de mucha naturaleza, árboles frutales, huerta, quincho con horno de barro, parrillas y hornilla, además de las tres piscinas (una de ellas, un jakuzzi) para los días de verano.
  •  Carla Varas Pantoja (33), Región de O’Higgins. Apenas llegó a Pichilemu tuvo certeza que era el lugar donde quería desarrollar su proyecto: un centro cultural gastronómico, lugar de encuentro para la comunidad donde participarían artesanas, músicos y emprendedores locales. Así nace El Cardón Café Restobar, local que sorprende con su mezcla de cocina y una propuesta que apunta a un viaje de experiencia integral de los sentidos: aromas, música, visual y por supuesto sabor, con productos de la zona como la jaiba, quínoa, frutillas, maqui, cochayuyo, ulte, miel, aceite de oliva, papayas y la sal de mar de Cahuil, entre otros.
  • Hilda Virginia Yáñez Becerra, Región del Maule. Su emprendimiento Casona Re-Encuentro, el cual fusiona el turismo de bienestar con la historia y el patrimonio. En una construcción del año 1870, en la histórica comuna de Yerbas Buenas, esta empresa pone a disposición del turista un alojamiento rural, en que el descanso y la relajación se viven de manera especial, mediante una vivencia a la usanza de la Colonia, con comidas de la época e ingredientes del territorio producidos en la huerta de la casona, en complemento con diferentes tipos de terapias.
  •  Franka Siglow, Región del Biobío. Es la propietaria de “A la suerte de la olla’, emprendimiento que entrega una alternativa de esparcimiento para las familias, especialmente para los niños, en un lugar con mucha fantasía y colores. Ubicado en Santa Bárbara, el proyecto ofrece sitios habilitados para camping, cabañas, piscinas, juegos infantiles y un pequeño cine al aire libre que a diario presenta funciones, además del acceso al río Huequecura.
  • Alejandra Oyarce Hernández (40), Región del Ñuble. Después de trabajar por diez años en Santiago, decidió volver a su tierra natal, Recinto, donde siempre soñó con criar a sus hijos. Así fue como, en 2014, esta empresaria comenzó con un pequeño café en la casa de su madre: “Don Quelo” rescata el trabajo de las avellanas chilenas, con una gran variedad de productos derivados de ella, donde el café de este fruto es el producto estrella.
  • Irma Epulef Railef (77), Región de La Araucanía. Lidera la Casa de Campo Kila Leufu, emprendimiento familiar con más de 18 años de servicio dedicado al turismo rural y étnico, con experiencias vivenciales en donde los visitantes pueden impregnarse de la vida rural, conociendo las costumbres campesinas y a su vez generando una conexión con la naturaleza de Palguin Bajo, localidad perteneciente a la comuna de Pucón. En sus estadías, los visitantes pueden vivir la experiencia de estar en una auténtica ruka, en donde se realizan conversaciones entorno al fuego mostrando el kimun mapuche.
  • Teresa del Pilar Sánchez Pardo (29), Región de Los Ríos. Cuando llegó a Coñaripe notó que había mucho que hacer en turismo. Su impresión fue que se explotaban nichos específicos, sin dejar al turista una vivencia única. Desde esta necesidad, nace Coñaripe Travel, agencia de turismo receptivo de funcionamiento personalizado y sustentable. Teresa entiende que cada turista es distinto y así también sus intereses, por lo que su foco está en entender sus necesidades y superar las expectativas.
  • Lorena Lourdes Cañoles Rodríguez (47), Región de Los Lagos. Es propietaria de Pumallén, parque de descanso donde los visitantes pueden disfrutar de la hospitalidad y el entorno natural, rodeados de fauna y flora nativa salvaje y vistas maravillosas del río Futaleufú. La innovadora oferta del lugar va desde cabañas, a glamping (camping de lujo), carpas colgantes que no dejan rastro en el bosque nativo y hot tubs, ideales para relajarse después de un paseo.
  • Lida Aurora Mardones Almonacid (68), Región de Aysén. Ha vivido toda su vida en la Patagonia, entre su natal Coyhaique, Balmaceda y hoy en el sector de Cerro Galera, donde ofrece junto a su hija Alicia una de las experiencias turísticas más características en la zona: ser un auténtico gaucho patagón por un día. Desde El Fundo Turístico Don Gerardo, brindan esta experiencia que rescata el patrimonio, la cultura y las costumbres de la vida en el corazón de la Patagonia.
  • Paulina Escobar (35), Región de Magallanes. Formó una empresa de diseño textil ecológico Le Mouton Vert, que ya ha desarrollado colecciones exclusivas para clientes chilenos y extranjeros. Paulina es una mujer muy creativa y de mucho conocimiento: sus estudios en Suiza le dieron las herramientas para, a sus cortos treinta años, formar su empresa de diseño, en la que plasmó el trabajo de la materia prima de modo natural, el respeto por el medio ambiente, la producción local y el trabajo social.