• “Hemos visto cómo los pescadores han hecho suyo el turismo, como los agricultores han hecho suyo el turismo y creemos que están tomando una buena decisión”, destacó José Luis Uriarte, subsecretario de Turismo.

José Luis Uriarte, subsecretario de Turismo, visitó el archipiélago de Chiloé para compartir experiencias con los actores del turismo local con miras a la reactivación del sector. En la iglesia de Tenaún comenzó la gira, destacando el potencial de la Ruta de las Iglesias Patrimoniales, el prometedor futuro de los pescadores artesanales de Dalcahue y el compromiso de los alcaldes de la isla de Quinchao con un turismo inclusivo y sustentable.

“Hemos terminado dos días muy intensos en el archipiélago de Chiloé y estamos muy contentos. Primero, porque hemos visto que la reactivación del turismo es una realidad. Segundo, porque sabemos que en ese territorio el turismo va a ser el motor de desarrollo para muchas de las personas. Hemos visto cómo los pescadores han hecho suyo el turismo, como los agricultores también han hecho suyo el turismo y creemos que están tomando una buena decisión”, afirmó José Luis Uriarte tras completar su gira por Chiloé.

El subsecretario compartió con los actores del turismo chilote una visión integral que busca desarrollar más y nuevos destinos turísticos para la región y país. Estos son lugares donde los visitantes pernoctan y disfrutan de una serie de servicios, productos locales y atracciones turísticas en una misma base. Destinos que comparten una oferta profesional que es articulada y promovida por profesionales de Sernatur en cada territorio.

Paulina Ros, directora regional del Servicio Nacional de Turismo (Sernatur) Los Lagos, destacó el trabajo realizado “en torno a los municipios turísticos y compromisos que hemos adquirido con ellos, la comunidad de la Ruta de las Iglesias, los pescadores artesanales y el giro que hacen hacia una actividad turística. Hoy con miras a una reactivación turística y la apertura de los destinos”.

De la pesca artesanal al turismo

En la ribera del río Chepu el primer sindicato de pescadores del sector manifestó sus inquietudes a las autoridades. En la instancia, que se llevó a cabo en la sede social, el subsecretario enfatizó que “el turismo está siendo parte de la cultura de muchos chilotes. Los sindicatos de pesca han encontrado en el turismo la posibilidad de ampliar sus ingresos y calidad de vida”. Posteriormente navegaron hacia el Muelle de La Luz, un nuevo atractivo turístico diseñado para potenciar Chepu como un destino.

Turismo rural

El archipiélago de Chiloé es epicentro de turismo rural con más de dos centenares de servicios de alojamiento, alimentación y esparcimiento registrados en Sernatur. Este logro responde al trabajo articulado que se realizado junto a otros servicios públicos como, por ejemplo, el Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap).

Como agricultora, María Elena Oyarzo encontró en el turismo una oportunidad para mejorar sus ingresos y calidad de vida. Ofrece a los turistas la oportunidad de vivir la experiencia familiar campesina. “Es un aporte extra y además que recibir a gente de todos lugares también te enseña otras cosas, otras costumbres. Entonces es como que nos alimentamos mutuamente porque yo les converso de las cosas que yo hago y ellos me conversan de su vida diaria de donde vengan”, comentó la emprendedora de Agroturismo Coñico.

El encierro prolongado ha permitido una revaloración de lo natural, de lo que significa la vida al aire libre. Luego de casi un año y medio de pandemia y la necesidad de mantener distancia social, el turismo rural ofrece una alternativa segura previniendo los contagios de Covid-19. Este turismo de naturaleza significa una oportunidad de desarrollo sustentable para las comunidades locales que por años se dedicaron a la pesca, extracción de mariscos, cultivo de la tierra y cuidado de animales, entre otros, en el archipiélago de Chiloé.