• Según explicó el ministro de Salud este 4 de enero sólo comenzará a operar el paso Los Libertadores, ubicado en la Región de Valparaíso. La apertura de Chacalluta, Aguas Negras, Pino Hachado, Cardenal Samoré y Dorotea se aplazará y será evaluada de acuerdo a criterios epidemiológicos.

Esta mañana, dando cuenta de la situación sanitaria mundial a causa de la variante ómicron, que ha llevado a un aumento de casos nuevos del 11% durante la semana del 20 al 26 de diciembre, el ministro de Salud, Enrique Paris, dio a conocer nuevas medidas que tienen por objetivo proteger la salud de la población nacional.

El secretario de Estado detalló que, de acuerdo con el reporte de la Organización Mundial de la Salud, “la semana pasada se confirmaron 4,9 millones de casos en el mundo, la cifra más alta en casi siete meses; y ayer se informó la cifra más alta por día, más de un millón de casos en un solo día”.

En ese contexto, indicó el ministro Paris, el Gobierno de Chile adoptó la decisión de postergar la reapertura de cinco pasos fronterizos terrestres que comenzarían a operar este 4 de enero.

Se trata de los puntos de acceso al país de Chacalluta (Arica y Parinacota), Aguas Negras (Coquimbo), Pino Hachado (La Araucanía), Cardenal Samoré (Los Lagos) y Dorotea (Magallanes), cuya situación será reevaluada de acuerdo a criterios sanitarios y epidemiológicos.

Según indicó el titular de salud, el único paso fronterizo terrestre que operará a partir del 4 de enero será Los Libertadores, emplazado en la Región de Valparaíso, el que estará bajo una estricta y permanente evaluación.

El ministro Paris señaló que en este complejo “se aumentarán las restricciones y se hará un control estricto de viajeros”, detallando que para quienes deseen ingresar al país -tal como ocurre con los turistas que ingresan por las fronteras aéreas habilitadas- “se exigirá PCR negativa 72 horas antes del viaje, se tomará PCR al ingreso al país y, además, se realizará un test de antígenos a todos los pasajeros y tripulantes de vehículos terrestres”, lo que incluye a automóviles particulares.

Se mantendrá, además, la exigencia de “homologación de vacunas y de un seguro médico por 30 mil dólares” con cobertura de enfermedad asociada a Covid-19.

Para quienes no cuenten con un pase de movilidad habilitado con dosis de refuerzo se hará obligatoria “una cuarentena de siete días en el lugar en el que indiquen en su declaración jurada de ingreso, lugar donde el resto de los pasajeros deberá esperar el resultado de su PCR”.