Las autoridades participaron en la habilitación aeronáutica del Terminal 2D, que sumará 22.800 mt2 con 10 puertas de embarque para vuelos nacionales e internacionales. 

A pocos días de comenzar oficialmente el verano, el Ministro de Obras Públicas, Juan Carlos García, junto a la Subsecretaria de Turismo, Verónica Kunze, y el Gerente General de Nuevo Pudahuel François-Regis Le Miere, anunciaron un plan para enfrentar el aumento de pasajeros que se observará por las fiestas de fin de año y las vacaciones.

El plan contempla la implementación de un sistema de operación mixta del Terminal 2C, lo que permitirá recibir hasta 10 vuelos nacionales, reduciendo los embarques remotos. Además, se dispondrán 150 máquinas de auto check-in en los terminales nacional e internacional, 70 máquinas automatizadas para la entrega de equipaje (sistema Self Bag Drop) y scanners de última generación para revisión de equipajes por parte de SAG y Aduanas. Toda esta infraestructura apunta a disminuir los procesos de documentación de los pasajeros.

“Tenemos un aeropuerto de estándar internacional que es el resultado de un trabajo de cooperación del sector público y privado. Desde ahora el Terminal 2-D estará 100 por ciento operativo durante esta temporada alta, lo que sumará más espacio y comodidad para los pasajeros. Esto es una muy buena noticia, porque el Aeropuerto de Santiago es la principal puerta de entrada para el turismo extranjero que viene a Chile y el estándar de los servicios también tiene que ser de primera, porque queremos mostrar un rostro amable de nuestro país, un país que se está recuperando y que tiene mucho que ofrecer al mundo”, aseguró el ministro de Obras Públicas, Juan Carlos García.

El edificio, que rinde homenaje al Desierto de Atacama con tonalidades de colores cálidos en asientos, pisos y muros del edificio, fue diseñado con una modalidad “swing”, es decir, con la posibilidad de adaptarse y operar de manera simultánea tanto vuelos nacionales como internacionales.

“Esta nueva infraestructura será fundamental para entregar a los pasajeros nacionales e internacionales una buena experiencia en su paso por el terminal aéreo. Esperamos que esta temporada estival sea muy positiva para el turismo en Chile con la llegada de 1,5 millones de turistas extranjeros y con casi 30 millones de viajes con pernoctación, cifras que encaminarán un 2023 donde proyectamos retomar los niveles de actividad registrados antes de la pandemia”, aseguró la subsecretaria de Turismo, Verónica Kunze.

Con las fiestas de fin de año y la llegada del verano, el concesionario del terminal internacional de Santiago proyecta un alza de 9% en el flujo de pasajeros. Nuevo Pudahuel y los servicios públicos reforzarán sus planes de operación en el principal terminal aéreo del país.

“Estamos poniendo a disposición de los pasajeros toda nuestra infraestructura y tecnología para facilitar los procesos de control y documentación y, de esa forma, mejorar la experiencia de viaje. Hoy enfrentamos esta temporada alta con dos terminales, y casi el triple de la superficie que teníamos antes de entregar el Terminal Internacional, lo que se traduce en más espacio y comodidad para nuestros pasajeros. También estamos reforzando nuestro equipo en terreno, en coordinación con los servicios públicos”, aseguró François-Regis Le Miere, Gerente General de Nuevo Pudahuel.